jueves, diciembre 01, 2005

OPINIÓN/ ¿Qué se está cocinando en las Américas?

¿Acaso la cena navideña de norteamericanos y latinos o dos platos fuertes separados en economía y gobierno?

El próximo año sobre la mesa de la mayoría de países latinoamericanos estará el tema de las elecciones y con él la incertidumbre que suscita el cambio de gobierno. Situación que puede ser aprovechada –según los analistas económicos- para captar nuevos capitales, sobre todo, en los ‘mercados emergentes’: Brasil, México, Chile y Colombia. Los dos primeros por brindar las tasas de interés más altas y Colombia por su cercanía con el coloso del Norte.

Sin embargo, esta ‘ventaja’ no es del todo positiva, si nos desvía de los planes de la región y ayuda a que, desde afuera, vean (y veamos) al país como sucursal de la Casa Blanca, que para esta época se rehabilita de los vapuleos por su actuación en falso durante los huracanes naturales y financieros. Aun así, proporcionado o no, el TLC se firmará en el 2006 antes de que se venzan las preferencias arancelarias del Aptdea; esa es la decisión pública de Uribe para mantener el respaldo de los E.U.

Ese destino inexorable acompañado con la lluvia de reelección del 2006, no sólo en Colombia con Álvaro Uribe sino también en Venezuela con Hugo Chávez y en Brasil con el cuestionado Lula, hace que las tensiones diplomáticas en los países andinos se aviven en los próximos meses.

Puesto que empiezan a hacerse manifiestas dos visiones de Latinoamérica diametralmente opuestas. Una comandada por Colombia y la otra bajo una bandera con tintes socialistas con Chávez, Lula, Michele Bachelet en Chile y con el líder cocalero Evo Morales en Bolivia.

La pregunta del millón es hacía dónde se va mover la inversión el próximo año con el nuevo panorama. Hacia India y China, donde hay excelentes resultados en el retorno de inversión, o hacia Latinoamérica que va a dos velocidades: fortaleciéndose como región para crecer económicamente y luchando para reducir sus índices de pobreza a través de una mejor distribución del capital y la tierra.

¿Mientras pensamos en el 2006, qué estarán cocinando en la India y China? ¿La cena navideña para el 2010 o los tenis para salir corriendo en el 2020? El próximo año, después de las elecciones, es inaplazable trabajar con y por la región, para que no nos pisen por ‘andar en chanclas’, porque actualmente en Asía está el 60 por ciento de la inversión extranjera.


4 comentarios:

Horacio dijo...

Juan M. Santos dijo ayer en RCN que él sospechaba y aseguraba que Chávez iba a meter las manos en las elecciones colombianas. Yo pensaba que después del caballo que le prometió Uribe se habían acabado los problemas con Venezuela.

Anónimo dijo...

Ni con Venezuela ni con Ecuador o es que no ha escuchado del torpel que hay por las fumigaciones y porque el gobierno ecuatoriano no cree que las Farc son terroristas.

Anónimo dijo...

Es tropel nada que ver con terpel

Christian Pardo dijo...

El economista argentino Andrés Oppenheimer en su columna El capitalismo chino y América Latina opina que...

"(...) en el mundo actual, en que China, India, Vietnam y Europa del Este le están tendiendo alfombras rojas a los inversionistas extranjeros, los políticos latinoamericanos deberían asumir el liderazgo y empezar a cortejar las inversiones, en lugar de seguir repitiendo slogans anticapitalistas que ya dejaron de ser usados hasta en los países comunistas".

Cita también que "muchos latinoamericanos --especialmente en Sudamérica-- desconfían de la apertura económica porque las reformas de libre mercado en la región fueron aplicadas en muchos países apresuradamente y con mucha corrupción en la década de los noventa. En Asia, en cambio, fueron
instrumentadas gradualmente a lo largo de tres décadas y se concentraron en mejorar la competitividad, lo que resultó en tasas de crecimiento impresionates.

Como resultado, los países asiáticos están atrayendo actualmente el 63 por ciento de las inversiones del mundo en desarrollo, mientras que el porcentaje de América Latina ha caído del 55 por ciento hace tres décadas al 37 por ciento actualmente."