martes, diciembre 06, 2005

INTRO/ Periodismo digital y blogs

Xtian Pardo, Matias Jaramillo y Martín Giraldo echando carreta en los Diálogos de Periodismo Digital y Blogs en una universidad privada de Bogotá. Matias y Martín son los duros de LaCápsula. A mí me invitaron en representación de los 'Invisibles' del periodismo colombiano. Esa nueva generación de periodistas que si bien no tienen palanca, porque no son hijos de grandes periodistas, si tendrán grandes responsabilidades en el futuro de los medios: nacionales, locales, etc.

Cuando tomaron la foto estaba, precisamente, compartiendo con los asistentes algunas anécdotas que me han sucedido en el ejercicio de este peligroso, pero a la vez gratificante oficio.

He recibido lecciones de lujo de los más grandes o de los que yo así lo considero. Consejos que no tienen precio porque de tenerlo serían impagables. También, he tenido la fortuna de llevar hasta otros escenarios historias de personajes formidables, sencillos y sabios.

Por los avatares de la vida, además, conocí a gente silenciada por las balas y víctimas de un país sin memoria para sus secuestrados. Ellos, más que yo, interpretan nuestro entorno y dicen que “caemos naturalmente en esta vida, para aprender a levantarnos”. ¡Muy amargo!, pero a la vez muestra el tesón de este pueblo que, entre otras tribus, está plagado de berracos.

En la espesura de este ‘País de las Maravillas’ hay historias que vale la pena sacar con flotador a la opinión pública. Claro está, si nos dejan, como dice la canción.

Colombia es un lugar del que no pienso irme a menos que me obliguen. Mientras pueda seguir ejerciendo mi profesión y no traten de 'mover influencias' para sacarme del camino, estaré desde cualquier rincón de nuestra geografía tratando de hacer periodismo: con las uñas y sin pelarle el diente a nadie

Comprometido con los que me leen y con los que se ufanan de hacerlo, incluso, por qué no, con los que movidos tal vez por la envidia tratan de dañar mi imagen y pregonar por ahí un falso Yo,
para que así se les caiga la argucia a donde quiera que vayan.



1 comentario:

Antonio dijo...

Buena bitácora. Feliz año