viernes, diciembre 02, 2005

INTRO/ Con el corazón en la tierra

Esta época registra un mundo totalmente distinto, donde las palabras no caben en el sueño y la ‘molécula del amor’ quiere cambiarle el destino al personaje lírico de Orfeo.

Mis metáforas, esta vez, se nutren de mi nueva vida al claroscuro, para verme poderoso pero inerme. Abrumado por quimeras. Contemplado como un yermo primigenio, que cerró las costuras férreas de su memoria. Fuera de vacuos espejismos y muy cerca de la sábana con la que cubriré mi cama de soltero.

En flagrante, mi cama es un planeta, un lugar para el ocio que estalla cuando las voces de una ciudad cautelosa, pero ebria se humedece de canciones.

Mi corazón dejó de ser un hospital que recibe femmes blessées en su sala de emergencias; se sacudió los copos de encima y corrió el bocel de la hojarasca.

Ahora obsequio pequeños sorbos de mis impolutos versos (sic), esperando que los besos Freud de la niña Bu se pongan a la vista, como quien le mide el pulso a la tierra, después de haber salido de un laberinto hecho por una maniática polilla del viejo mundo.

Comme mon chat je me suis enfui du décès. J'ai parvenu à voir mon cadavre propre. Une femme folle voulait m'étrangler, si elle était nécessaire, pour me dépouiller mots et sentiments qui ne lui appartenaient pas.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Donde puedo conseguir un libro suyo y cual me recomienda? Lo felicito escribe excelente, amigo

Anónimo dijo...

Donde puedo conseguir un libro suyo y cual me recomienda? Lo felicito escribe excelente, amigo

Christian Pardo dijo...

Señor anónimo, gracias. El libro, aunque no promete, ya viene...