sábado, noviembre 19, 2005

OPINIÓN/ Censo en la cuerda floja

Hasta que por fin me censaron. Ahora sí puedo hablar del Censo y del insípido cuestionario que más bien parece un formulario de los muchos que se llenan en Internet, para abrir un correo electrónico gratuito.

Pues no hay que saber mucho de estadística para darse cuenta que las variables, con las que se construyeron las preguntas, no buscan otra cosa que cubrir de miel los índices analfabetismo, desempleo y pobreza.

Francamente, para ser el proyecto de tecnología de la información más grande que se ha hecho en Colombia, no cuenta con las condiciones básicas de desarrollo y confiabilidad, porque no sólo se hizo a las carreras sino curiosamente en periodo electoral.

Para haber tenido un presupuesto de 174 mil 600 millones de pesos, el Censo debió y pudo ser más exhaustivo. Así 5 millones de colombianos no tendrían que ser consultados, nuevamente, por el Dane para responder por teléfono un formulario ampliado, que mediría analfabetismo digital, poder adquisitivo, medio de transporte, etc.

Preguntas que merecieron incluirse en el cuestionario general, porque recolectarían datos puntuales sobre las necesidades básicas insatisfechas y servirían para hacer mediciones reales de las condiciones sociales de los colombianos. Lejanas a las actuales estadísticas llenas de eufemismos de innecesarías interpretaciones por parte del Dane y arregladas por el Gobierno*.

Este Censo en relación con el de 1993 fue más rápido, porque la información se recolectó de forma electrónica y, según el director del Dane, Ernesto Rojas Morales, “con menos dinero recogerá más datos”.

Sin embargo, no cabe duda que “una cosa era lo que estaba escrito y otra muy diferente fue la que se preguntó”, como afirmó el senador Camilo Sánchez, en un acalorado debate en la Comisión Tercera sobre las irregularidades presentadas en Honda, Guajira, Caldas y en otros municipios.

Por eso, desde ya espero ansioso el 22 de mayo de 2006, día en el que se darán a conocer los resultados consolidados. Otro récord para el ‘Tony Blair de Latinoamérica’, que se sumará al de la desmovilización de las AUC, porque usualmente el proceso tarda mínimo dos o tres años y él lo tendrá listo antes de empezar su próximo gobierno.

Al gobierno de Uribe parece que no le queda grande nada. Incluso sospecho que, por andar a las carreras, censaron tres veces la esquina de la casa redonda.

*Actualmente cursa un proyecto de ley que propone que el Dane sea un departamento autónomo e independiente del gobierno. Amanecerá y veremos.

Algunas críticas
-Las preguntas no se formularon como estaba previsto
-Un gran número de los encuestadores no sabían manejar las PDA y, en zonas rurales, la mayoría no pudo operar los GPS (Sistema de posicionamiento global).
-La cartografía con la que se basaron en zonas rurales no estaba actualizada
-No hubo supervisión del Dane. Todo estuvo a cargo de universidades.
-El censo y la entrega de los resultados se darán durante las elecciones
-El Dane con sus interpretaciones sólo quiere manipular el PIB
-A la gente no se le dijo que con base en la información que suministró puede cambiar su estrato

No hay comentarios.: